limpiar los océanos del mundo

Boyan Slat y la titánica tarea de limpiar los océanos del mundo

¿Por qué perseguir plásticos y usar redes que maten la vida marina, si se puede poner barreras sólidas adheridas al lecho marino sin ningún daño para la fauna?

Esta es la pregunta que se ha hecho Boyan Slat y que le ha permitido crear “el limpiador de océanos”. Un sistema pasivo de recolección de basura, consistente en una gran tubería flotante.

Es decir, un flotador de 600 metros de largo y una especie de pantalla cónica de 3 metros de profundidad, que retira el plástico de la superficie marina.

El Limpiador de Océanos

Aprovechando el viento, las corrientes y las olas, este sistema es impulsado en forma de “u” concentrando la basura en su centro. Además, el limpiador de océanos, está equipado con luces solares, cámaras, sensores, GPS y hasta una antena satélite para evitar colisiones.

Limpiador de Oceanos
El prototipo del proyecto de limpieza de los océanos se muestra durante su presentación en Scheveningen el 22 de junio de 2016.

Periódicamente el plástico es recogido, clasificado y finalmente, reciclado. La idea, como no podía ser de otra manera, ha obtenido gran acogida. Eso sí, cabe destacar que  mediáticamente el impacto no ha sido tan notable como el de otros casos.

Como dato curioso,  “Greta Thunberg” junto al “iphone 11”, han sido las mayores búsquedas en google en 2019. A Boyan Slat, se le empieza a conocer…

Boyan ha preferido centrarse en este proyecto, que ya va por su segundo prototipo, para cambiar la situación con soluciones reales.

¿Quién es Boyan Slat?

En la actualidad, este joven holandés, de tan sólo 25 años dirige la fundación The Ocean Clean up. Una fundación, sin ánimo de lucro y donde lidera un equipo de 80 personas. Su objetivo, es limpiar hasta un tercio de todos los residuos plásticos que se encuentren en la superficie del mar.

Boyan Slat
El inventor holandés Boyan Slat camina frente a su primer prototipo de La Limpieza de los Océanos el 23 de junio de 2016 frente a la costa holandesa en Scheveningen.

No es de extrañar que en noviembre de 2014, con este maravilloso proyecto, Boyan Slat fuera galardonado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, con el premio Campeones del Planeta.

Frente a la demagogia, soluciones reales.

Pese a no tener tanta repercusión mediática, Boyan propone soluciones reales, frente a todo tipo de demagogias. Soluciones que han conseguido ya sus primeros éxitos, recogiendo los primeros plásticos del Océano Pacífico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *