lavado verde

El lavado verde de imagen o greenwashing ¿Cómo reconocerlo?

Ecoblanqueo, lavado verde, greenwashing, marketing verde…Nombres ¡hay muchos! significado solo uno: tener el morro de que tu empresa parezca verde sin serlo.

Hoy en el blog de Tierra Marketing Sostenible, tu agencia de publicidad 360, hablamos de cómo reconocer el greenwashing y de por qué debes evitarlo sabiendo que no solo no te beneficia como empresa, sino todo lo contrario.

¿Qué es greenwashing?

Vayamos al grano y sin rodeos. El greenwashing o lavado verde, es una manera engañosa de promover la percepción de que nuestros productos, objetivos o políticas de organización, son respetuosos con el medio ambiente con el fin de aumentar los beneficios así como la reputación de marca, sin que realmente lo sea. De hecho son todo lo contrario.

Se trataría de una práctica completamente ilusoria que crea una imagen de responsabilidad ecológica de puertas para afuera.

Las ONG emplean este término frecuentemente, para denunciar a las empresas que aparentemente se preocupan por el medio ambiente cuando en realidad lo que hacen es perjudicarlo.

El lavado verde o eco blanqueo tiene dos consecuencias:

  • Engañar a los consumidores. Una consecuencia nefasta para la empresa porque conlleva una pérdida de confianza irreversible e imposible de volver a recuperar.
  • No introducir mejoras con respecto a la disminución de gases invernaderos o al cambio climático.

Como consumidores debemos estar sensibilizados con este tema porque este tipo de comunicación abusiva, es intolerable.

Las empresas deben adoptar realmente enfoques socialmente responsables y contribuir a un desarrollo sostenible real.

¿Cómo evitar el green washing?

  • Ojo con los envases verdes

¡Todo lo que brilla no es oro, digo, sostenible! Algunas palabras como eco, natural, o incluso el color verde del envase, a menudo están carentes de significado.

Buscan una percepción sostenible por parte del consumidor cuando realmente solo pretenden crear esa ilusión sin que exista ese respeto por el medio ambiente

  • Lee atentamente la etiqueta y observa atento la composición de los productos

Es fundamental leer atentamente las etiquetas e inspeccionar la composición del producto. La palabra «sin» debe alertar al consumidor, ya que esta declaración suele tener como objetivo distraer del resto de la composición del producto.

¿Qué pasa con el «con»? Evita ingredientes químicos nocivos como parabenos, siliconas, PEG, aluminio, plomo, amoniaco…

  • Ten en cuenta que existen falsas etiquetas

Y no solo que sean falsas. Es que a veces son difíciles de interpretar o incluso imposible. Además en ocasiones, algunas marcas crean sus propias etiquetas sin que estas tengan valor legal.

De la misma forma, pequeños logotipos verdes, pueden confundir al consumidor. Hojas verdes, un punto verde…No quiere decir en absoluto que el producto de desarrolle de forma sostenible.

¿Quieres saber si eres una empresa realmente sostenible o está haciendo un lavado verde?

Calcular tu huella de carbono. Es el primer paso para reducirla.

Calcular la huella de carbono no es otra cosa que hacer auditoría interna para conocer tus consumos reales en cuanto a materiales, energía procedente de tus procesos y traducirlos en emisiones de CO2.

¿Necesitas que te echemos una mano? En Tierra existimos para eso.

Haremos por tanto lo imprescindible para que satisfagas las crecientes expectativas de clientes, pero no de cara a la galería

Ser sostenible ya no es una opción más es la única forma de sobrevivir como empresa.

Contacta con nosotros o llámanos al teléfono 91 103 34 83 y te ayudaremos a lograrlo.

¡Si te gusta, comparte!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Artículos Relacionados